15 oct. 2010

Por la Tolerancia

Y por el entendimiento, rescatamos otro artículo del 2007 y de lamentable actualidad:

Desafortunadamente casi a diario, al escuchar o echar un vistazo a los medios de difusión, comprobamos un nuevo caso de agresiones a personas que no tienen cabida en la ideología de determinados grupos de “perezosos mentales”.

En la España actual l@s inmigrantes de bien, l@s que nos dan ejemplo de cómo trabajar honradamente y compensar la injusticia mundial, vienen sufriendo todavía ataques racistas y xenófobos “obviados” por la dejadez de determinadas instituciones y algunos medios de comunicación que, encima, les criminalizan.

Todo ello está favorecido por una LEY DE EXTRANJERIA, o mejor dicho otra LEY DE LA PASTA -como se sabe seguimos viviendo en una de las “democracias del Euro”, donde da igual tu raza si eres rico y me puedo beneficiar de ello-, que regula, además de las condiciones de trabajo, las condiciones de vida y residencia de l@s inmigrantes sometiéndoles a una doble legislación, creando ciudadan@s de segunda clase y favoreciendo un nueva forma de esclavitud encubierta. Es esta misma ley de extranjería la que impide la participación activa en la vida política negándoles el derecho al voto a menos que el mismo sirva para alcanzar el Poder...

Para colmo, incluso en las elecciones se presentan esos “presuntos” partidos políticos de ideología intolerante y/o marketing falsamente “democrático” que empapelan y pintan las calles con lemas ignorantes, primitivos y racistas. Hasta aquí, ¿algún problema? “Relativamente” sí, pues aunque vivamos en un Estado social y democrático de Derecho, por tanto hay pluralismo y libertad de expresión, son valores que, sin embargo, esos mismos retrógrados nos niegan; pero, lo realmente paradójico, es que en algunos casos la Justicia, en vez de actuar contundentemente ante los hechos violentos, no sólo no toma acciones penales –es el iuspositivismo, la interpretación de la Ley, la flexibilidad de la Norma, etc.- contra los “malos”, sino que parece como si los inmigrantes agredidos fuesen además los que están dando palizas indiscriminadamente.

Para complementar esa cobardía, los “valientes” personajillos ultras –en grupo o no si se trata de mujeres- van armados con: puños americanos, porras extensibles, cadenas, navajas, botellas, etc., yendo de caza para agredir a la población de Paz.

A la vez, estos hechos son acallados desde conocidos medios de comunicación, saliendo sólo a la luz casos como el ataque a Miwa, o a la chica del tren de Barcelona –“bendita” cámara, ¿y los casos que no vemos?- o el lanzamiento de cócteles molotov a la sede de un partido político democrático. Pero a diario se producen agresiones, también laborales, de las que sólo se enteran los que las sufren.

Queremos resaltar la actitud de algunos políticos, que no sólo no buscan soluciones al problema -salvo cuando nos toca votar-, sino que lo agravan permitiendo todo tipo de manifestaciones de descerebrados mientras no apoyan los actos de carácter multirracial y multicultural.

Por tanto participemos tod@s para poner fin a esta situación tan troglodita que vivimos día tras día. Por la Paz. Por la comprensión.







(Agradecimientos a tod@s, en especial a Gandhi; solidaridad con l@s indefens@s)

1 comentario:

Anónimo dijo...

Completamente de acuerdo.